sábado, 7 de abril de 2007

Quebrada de los Cuervos, Treinta y Tres.

La carrera de geógrafa al igual que el lesbianismo, en teoría, no eran mi máxima aspiración. Claro que en las cuestiones prácticas, la cosa fue diferente. Las salidas de campo anuales, más allá del aprendizaje académico, lograban enamorarme más de la tierra. Y la tierra terminó siendo como el cuerpo de una mujer: un enigmático y mágico objeto de exploración.

Nada sabía yo del tiempo geológico ni de los dominios morfoclimáticos. Después de todo aprender sobre microclimas y agentes erosivos no era algo que me quitara el sueño. En cambio las salidas de campo me llenaban de insomnio. Cada año elegíamos un lugar donde ir, preparábamos el material de estudio y recogíamos los fondos para solventar los gastos. Durante el tercer año de carrera elegimos el departamento de Treinta y Tres. El trabajo abarcaba el estudio de la geografía humana, económica y física. Mi inclinación por la geopolítica siempre me había alejado de la geografía física, pero ese año, opté por incluirme en el grupo de geomorfología.

Fue así como llegué hasta la Quebrada de los Cuervos. El lugar exacto para el encuentro con el llamado sistema morfogenético: meteorización, transporte y acumulación de sedimentos que conforman el relieve.
Emilia era la estudiante más avanzada en el curso de morfología de la tierra, por lo cual, registrarme en su grupo fue una idea muy acertada. Viajamos juntas todo el recorrido, y juntas exploramos el arroyo Yerbal Chico y sus alrededores. También nos perdimos entre la tupida y variada vegetación para fumar un porrito.
Y es que al decir de Emilia:
“No sé por qué a los futuros profesores nos niegan el placer de vivir la magia en medio de paisajes como éstos”, no podía anteponérsele el reglamento de la Salida de Campo: “no drogas, no alcohol, no bailes, no amoríos, no, no, no, no...”.

En medio de la inmensidad de aquella grieta que alguna vez en millones de años se abrió en la tierra, Emilia me enseñaba de microclimas, de yerbas buenas, de yerbas malas, de helechos, de fauna autóctona, de procesos erosivos y divagaba en procesos geológicos y morfológicos. En realidad, más que saber cómo científicamente se había generado aquella quebrada, yo, descubría el paisaje con todos mis sentidos.


- Para descubrir la piel de la tierra, hay que viajar hasta donde se abre, y aquí, en medio de éste lugar, la tierra se abrió algún día.
- La verdad Emilia, jamás me puse a pensar en qué la tierra tuviese piel. Tampoco tenía idea que se había abierto algún día. Pero me basta con saber que existe y apreciar su belleza.
- Te faltan mucho andar para conocer la tierra.

La Quebrada estaba llena de magia, aunque el porrito no fuera nada del otro mundo, bastaba con mirar a mi alrededor para descubrir que un segundo geológico eran millones de años humanos. El tiempo allí, era puro enigma.

Mi cerebro no podía entender, por más que me llenaran la cabeza de explicaciones científicas, como un hilito de agua y un montón de pequeñas diferencias climáticas, podían esculpir aquel monumento natural sobre la epidermis terrestre.
La ciencia no podía cubrir todas mis interrogantes, había una al menos que no era ni la hidrografía, ni la geología, ni la geomorfología que podría responderla.¿Quién había dado pie a tanta belleza en aquella obra de arte?

A nuestro regreso en Montevideo, Emilia y yo nos reunimos varias veces para realizar el reporte de estudio. Luego de nuestro tercer día de trabajo, estando en su casa, fuí invitada a cenar con la familia. Su marido era un músico bohemio que gustaba más del vino que de las cuerdas de la guitarra, pero digamos, que pertenecía al grupo de los borrachos con estilo musical propio. No sabía bien si estaba escuchando una letra de Zitarrosa o de Lennon, pero de todos modos, no me interesaba en absoluto discutir el repertorio con él. Tampoco escucharle hablar de la Quebrada como si hubiese estado allí con nosotras. A los borrachos es mejor seguirles la corriente.

Emilia sugirió que me quedara a dormir, ya que era tarde y llovía mucho. Me pareció apropiada la idea. Lo que no me cerró mucho la cuenta, fue la orden que le dio al marido:
- Vos dormí en la sala, qué estás muy borracho y no te aguanto. Victoria y yo tenemos muchos que conversar del viaje a la Quebrada así que nos acostaremos en la cama grande.

En realidad, tomé mis malos pensamientos como una deformación profesional. Digamos, mi experiencia lésbica de años, podía jugarme una mala pasada y oler seducción dónde no lo había. Después de todo, recordé que cuando era niña, mi mamá adoptiva solía dormir con mi tía cuando nos visitaba para charlar más a gusto de sus cosas durante la noche. Y mi papá dormía en el sillón de la sala.

Cuando llegamos a la recámara, confieso se me subieron los colores a la cara. Era una recámara sumamente erótica. Y en lugar de mirar las fotos de la Quebrada de los Cuervos que Emilia desparramó sobre la cama, me dediqué a mirar los cuadros de cuerpos desnudos que colgaban de la pared.
- Me gusta mucho la fotografía de desnudos –dijo como excusándose.
- Creo que ésta recama inspira más que para hablar de geografía, hablar de arte.
- ¿Pensás que la geografía es solamente ciencia?- mientras dejaba al descubierto su gusto por no usar sostén.
- En realidad, creo que la geografía es una ciencia que estudia obras de arte.
- ¡En verdad la Quebrada de los Cuervos es una obra de arte!
- Es como el estudio de las mujeres. No hay arte más perfecto que el cuerpo de una mujer sin embargo, lo estudia la anatomía, la genética.
- ¿Vos crees que la tierra es cómo el cuerpo de una mujer?
- ¿Y no fuiste vos quien me dijo que el relieve era la piel de la tierra? Si la tierra tiene una piel tan hermosa como el que estudiamos el otro día, tiene que ser un cuerpo de mujer.
- ¿Por qué siempre decís palabras qué me transportan?- y se metió desnuda entre las sábanas.

Al otro día por la mañana, mientras las tostadas se quemaban en el tostador, Emilia y yo nos seguíamos besando en la cocina.

- No me queda claro Emilia, entonces ¿vos sos bisexual?
- Digamos que inauguro con vos. Creo que soy un objeto de exploración y descubrí tu vocación exploradora en la salida de campo.

Sobre mujeres y geografía, se aprende más en el laboratorio que en las bibliotecas.






para leer sobre Treinta y Tres click aqui...
sobre la Quebrada de los Cuervos, Click aqui...

35 comentarios:

Vade retro dijo...

Me fascina la capacidad que tienen ciertas mujeres para hacernos bucear entre sus aficiones.

Charruita dijo...

vade, y es una buena manera de aprender diferentes disciplinas no?

UMA dijo...

Sigo aseverando que este espacio es el que mejor te dibuja y te pincela exquisitamente, solès meterme en una sutil atmòsfera que solo habla bien de vos, de tu interior...quede este comentario atado a tu
experiencia lésbica de años, que podría jugarme una mala pasada y oler seducción dónde quizà no la hay:))
Fuera de bromas agradezco las invitaciones a estos viajecitos, son un placer.
Un gran abrazo, Vic

fiorella dijo...

Un verdadero trabajo de "campo",un beso.

Charruita dijo...

uma, y para mi es grandioso que puedas leerme y ademas, quedarte prendida de alguna que otra frase...gracias por pasear conmigo. Un abrazo.

fiorella, jeje Y sip. :)

Bettina dijo...

A esto se le llama aquí "turismo sexual"!. Has logrado el equilibrio perfecto entre narración y descripción. Logras en este post mostrar las maravillas de la tierra Charrúa con un alto grado de erotismo sutil. Me ha encantado.

marta drooker dijo...

Ay, Victoria! Qué interdisciplinaria que sos! Sigo pensando que este blog es tu mejor formato. Otra cosa; estaba leyendo y leyendo muy interesada sobre la Quebrada de los Cuervos y de pronto la historia me llevó a escalar y escalar y escalar y.... y digo yo, cómo hago ahora para bajar de esta montaña de libido y seguir con mi trabajo? Eh?!?!?! Contestame, che! Chinita malcriada, diría la abuela!

Charruita dijo...

ay Bettina no!!! que lo nuestro no fue turismo sino puro estudio geomorfologico!! jeje

Tengo millones de errores en la narracion y en la gramatica, como siempre, poca paciencia para editarme. En fin! a ver cuando me pongo las pilas para arreglar mis descripciones...

mil gracias por tu comentario, me ayuda a seguir con la idea...

Charruita dijo...

Martita, te parecio muy erotico?...yo tengo un vacio con ese tema. Nunca se donde esta la linea de lo erotico y no. A veces me parece muy sugerente y poco erotico y otras lo contrario...pero odio, detesto lo explicito! por eso a mi la pornografia no me va...

Gracias por dejarme tus impresiones Marta, asi aprendo mas.

lauraBaires dijo...

Muy bueno, Charru...Me gustan los escritos que me satisfacen tanto el deseo de aprender como el ansia de chismosear y divertirme. En otras palabras, me gusta lo que me deja algo a corto y a largo plazo.

En este sentido, tu texto recorre temas universales, de la mano de una historia que compra el interés del lector por su sorpresa, su dejo erótico y su buen manejo de lo anecdótico.

Me pedís que te corrija, y por eso te mencionaré tres puntitos. En realidad, hay cosas muy pequeñas que ajustar, cosas que con tiempo encontrarás vos sola. Pero lo más urgente es esto:

1) sacále la hache a "Quién había dado pie A tanta belleza en aquella obra de arte?"

2) a efectos de dar mayor fuerza al hilo narrativo, yo separaría esta oración: "Me pareció apropiada la idea, lo que no me cerró mucho la cuenta, fue la orden que le dio al marido".

Es decir: "Me pareció apropiada la idea. Lo que no me cerró mucho la cuenta fue la orden que le dio al marido:..."

3) falta una coma detrás de la palabra MIENTRAS en: "¿Pensás que la geografía es solamente ciencia?- mientras dejaba al descubierto su gusto por no usar sostén."

Al menos que hayas querido decir: "preguntó mientras dejaba al descubierto..."


Ya te lo han dicho, Charru... Este espacio te cuadra muy bien. No lo abandones.

Muchos besos

Charruita dijo...

Lauritaaaaaaaaa....vos si que me queres!!!! :) Gracias por tomarte el tiempo de leerme y ademas, de correjir!! Con todo esto mas ganas me dan de seguir con este espacio. Ya voy por los cambios...muakis!!

laotrafrontera dijo...

Muy,muy bien, me has dejado totalmente enganchada, y por supuesto que la piel de una mujer es la gran geografia por descubrir,un valle, una colina, una montaña, un rio, un volcan...

Charruita dijo...

laotrafrontera, gracias por tu comentario en este espacio. Lo valoro mucho! Ojala sigas dejando tus impresiones, aportes, criticas etc por aqui...saludos!

galafer dijo...

por algo es tierra, su piel sólo puede ser la de mujer...

Charruita dijo...

galafer...cierto.

Sigrid dijo...

Charruita, tu estilo narrativo es genial!! La narración en sí, las descripciones, los diálogos, la naturalidad con que tratas el tema de la bixesualidad y lesbianismo. Todo. ¡De veras que genial! Si hubiera sido una novela, creo que me la hubiera bebido de principio a fin. Aparte del blog ¿Te dedicas a escribir?

Además de arrastrarme por tu historia a través de tus palabras, me llevaste también al recuerdo de una excursión inolvidable. Me gustaría contártela, aunque es un poco largo, pero es que fue una vivencia irrepetible... O casi estaría mejor expresado si dijera que fue, auténticamente, la repetición de una experiencia ya vivida...

En una sierra de Tarragona (Cataluña) nos llevaron a conocer dos curiosísimas cuevas, una llamada "Cueva Femenina", la otra "Cueva Masculina", ambas encastradas en una de las paredes de un desfiladero; separadas muy pocos metros una de la otra. El monitor no quiso describírnoslas. Sólo nos dijo que en cuanto las viéramos, comprenderíamos el por qué de esos nombres.

Tras un escabrosísimo camino que aún no sé como pudimos atravesar, llegamos. El monitor nos llevó primero de la Femenina. Cuando vimos la estrecha abertura de la cueva, en la pared del cortado, a unos dos metros del suelo... La mayoría de los excursionistas exclamaron ¡Yo ahí no entro!. Yo sin embargo sentí algo más que una mera curiosidad... Una extraña fuerza me impulsaba a entrar en ella.

Entre dos nos fueron aupando a los que nos decidimos. Ya la cabeza dentro, me encuentro en un canal todavía más estrecho que la apertura. Tanto, que para atravesarlo había que extender los brazos y avanzar arrastrándose, la cabeza muy gacha para no dar con la parte de arriba. Su longitud, calculo aproximadamente, tomando como referencia la de mi cuerpo, sería de poco más de dos metros. No percibía entonces más que el agobio de tanta estrechez, y de pronto... Un asombro de los que te llevan a la mudez de palabra y hasta pensamientos: el canal se abría en una cueva en forma de útero. Oscuro y frío, y sin embargo, asombrosamente acogedor.

Me embargó un profundo respeto. Ninguno de los cinco que habíamos entrado hablaba. El monitor nos dijo que nos tomáramos de las manos formando un círculo, y apagó la linterna. Respiré con una inmensa tranquilidad, sabiéndome en un lugar seguro. Las manos enlazadas transmitían cordialidad, hermandad... A pesar de ser en realidad desconocidos. Repetimos quedamente los mantras que el monitor recitaba. Y me sentí toda enraizada en la tierra, y envuelta en ella en una inmensa ternura. Una fuerza procedente de arriba, de la zona más alta y oscura de la cueva, me atraviesa y me abraza. Y me siento acogida y protegida por un inmenso amor. Abrazada.

Me di cuenta de que llevaba un rato llorando silenciosamente. Lloraba desde fuera y desde muy adentro. Desde el mismo centro del pecho. Respiración profunda y suave. Paz, sonrisas entre las lágrimas.

Escucho a mi hija, que desde fuera de la cueva me reclama; está llorando. A un compañero que sale le doy recado para mi hija: que espere, ya saldré... Estoy en un momento muy mío, y quiero vivirlo plenamente.

Me arrodillo y embadurno mi rostro con la arcilla empapada de la tierra. Mi piel queda suavísima.

Al salir encuentro aún mayor dificultad que para entrar. El trecho es el mismo, y sin embargo, en la salida parece más angosto que al entrar. Los hombros rozan las paredes; la cabeza ya ni gacha: ladeada. Pero no siento agobio alguno. Nada me preocupa: al fondo ya se ve la luz de la salida. Al llegar a ella, dos pares de manos esperan extendidas para ayudarte a salir. Ya en pie, fuera de la cueva, no podía hacer más que sonreir. Y respirar a pleno pulmón. Tardé muchos minutos en ser capaz de articular palabra.

"Cueva Femenina"... Y materna. Tal cual.

A continuación fuimos a la Cueva Masculina. Ésta, al pie del cortado, era inmensa. Unos cinco o seis metros de altura. Salientes rocosos aquí y allá permitían subir hasta tocar el techo con las manos. Y justo en el centro de la cueva se alzaba una inmensa roca, aislada del resto, cuyo forma era exactamente la de un falo.

Curiosidades de la Naturaleza.

Gracias por devolverme a este recuerdo Chaurrita.

Un beso.
P.D.: no hubo ni porros ni alucinógeno alguno... Jajaja.

Charruita dijo...

sigrid,
tenia dias de no pasar por aqui y me encuentro con tu maravilloso comentario.
Mil pero mil gracias por compartir esta experiencia en este lugarsito!
La he disfrutado, la he aprendido, la he viajado y ha sido realmente una experiencia increible!

No me dedico a escribir, pero es mi sueno!
No me pagan por escribir, tampoco he publicado libros. Solo algun articulo que otro en algunas revistas de la comunidad. Y si me han pagado por ello...ups!

Estoy lentita con este espacio, pero es un tiempo especial de acciones en otros ambitos de mi vida. Y seguire estando aqui y alla, como siempre.

Espero sigas visitando mis letritas desordenadas.
Realmente aprecio tu comentario.

Sigrid dijo...

Me alegra que esta vivencia mía te llegara tan así, Charruita. Como me dijo aquel monitor (con el que hacíamos un taller de Encuentro Personal): "gracias a ti, por permitirte resurgir, por ayudarte".
Esto mismo lo dejé escrito en el blog de René, en su post "Buscador", a continuación de lo que te escribí a ti... Y es que fue... ¿Curioso? ¿Casual? Que en un mismo día, y uno a continuación de otro, diera en dos blogs diferentes con post que me llevaron al recuerdo de aquel taller, que fue de gran revelación y una ayuda de incalculable valor para mi vida. En aquel tiempo... Y para este mismo.

En lo que le contaba a René hice referencia a lo que te había escrito a ti, diciéndole que lo entendería mejor si lo leía. Hoy recibí un e-mail suyo diciéndome que desconocía tu blog, y pidiéndome tu dirección (el suyo, por si te interesa, está entre los LINKS de Bettina, como "René"). Te recomiendo la lectura de ese post suyo "Buscador". Es impresionante

Mi gran sueño es también la escritura, aunque no aspiro a publicar (aparte de que creo que me falta muuucho en cuanto a perfeccionamiento de estilo y muchas más cosas, no sé, me da "cosilla" el mercantilismo del mundo literario). Escribo por pura afición. Es mi válvula de escape. Tengo escritos varios relatos... e iniciadas dos o tres novelas, pero con capítulos sueltos, sin hilar.

Un beso, Charruita, y gracias por hacerme sentir tan bien recibida en tu casa.

RENÉ dijo...

CHARRUITA...
ACABO DE LLEGAR AQUÍ..GRACIAS A SIGRID...
HE LINKEADO TU DIRECCIÓN EN MI BLOG PARA TENER RÁPIDO ACCESO Y LEERTE CON MÁS CALMA(SI NO TE PARECE LA IDEA..ME LO DICES ..SÍ?)
RECIÉN ESTOY LEYENDO..AL PARECER HOSPEDAS EN VARIOS HOGARES VIRTUALES..
EN FIN TE DEJO UN ABRAZO DESDE UNA MONTAÑA...EN EL SUR DE CHILE..
RENÉ
PD..AHOR ME VOY A VER EL COMENTARIO DE SIGRID..
..SINGULAR ESTUDO GEOMORFOLÓGICO...
LESBIANISMO..? EROTISMO? SEDUCCIÓN?..
NO LO SÉ..ACABO DE LLEGAR..PERO SÍ SÉ QUE TIENES FACILIDAD PARA BOSQUEJAR LÍNEAS..
ABRAZOS DESDE CHILE

Charruita dijo...

rene, bienvenida a este espacio.Gracias por visitarme y dejar tu huella. Mas gracias por linkearme. Y por supuesto estare visitando tu lugar...

Amor dijo...

esas son las felcidades de la vida, ¿verdad?, sorpresas como esta con emilia
me ha encantado
un beso, charru, de mucho
amor,
santi

Charruita dijo...

gracias Santi por la visita a este pedacito del mundo...

Ricardo Muñoz Jose dijo...

He elído "Quebrada...". La verdad, no sólo atrapa, también divierte,estremece, agita emociones, e invita a intimidar con la propia sinceridad. El texto entero puede caver en la dimensión de una única palabra: ¡excelente!

Tienes talento, sensibilidad, buen gusto, y ritmo de narración. Te felicito.

Te invito a visitar mi blog. Seguro que allí hay un espacio
para ti:
http://rmj-linde5.blogspot.com/

Salud y suerte, amiga.
Ricardo - Linde5

Matilde dijo...

que magico e intenso

que linda la Geografía de mujer
que haz hallado en esas vueltas y estudios alrededor de tu vida

no dejaste una letra afuera
tu relato es fantastico!

oye,
y te felicito por la iniciación =P
acuerdate que la primera nunca se olvida


te beso

Charruita dijo...

Ricardo, gracias por tus palabras. Estare visitando tu blog en cuanto me haga un tiempito.
Tu comentario me motiva a seguir trabajando estos pequenos textos...soy muy indiciplinada! Y necesito aprender mas. Gracias por la invitacion en tu espacio. Saludos.

Charruita dijo...

matilde, bienvenida!
Espero que la ultima tampoco!!! jajaja...
saludos.

Bettina dijo...

Bueno, bueno, veo que no se postea nada, lo que quiere decir que has encontrado la geografía perfecta para no recordar otras y te has perdido en ella. y yo ... me alegro

Charruita dijo...

bettina, pues no se trata de ese asunto...se trata de falta de tiempo real...pero ya llegara nuevo post. Este sitio no esta abandonado, solamente sustituido por ecuaciones, problemas de geometria, etc etc etc...y como no deseo demorarme con Victoria's Home pues...usted ve.

Igualmente, la geografia perfecta le he encontrado hace ocho years atras jeje Un abrazo.

Matilde dijo...

chaurrita

me siento halagada
y mi permiso esta concedido

mis respectivos besototes para tí

Charruita dijo...

Gracias Matilde.

COCOLINO dijo...

estaba buscando informacion para hacer trecking en laQdeLC y me topé con este texto increíble que más ganas me dio de ir. gracias por transportarme a tu viaje, a tu erotismo. la verdad, me saco el sombrero. y mirá que no soy gay! saludos!

vicolandya dijo...

Cocolino, pues le agradezco se haya tomado el tiempo de leer mi relato y dejar su comentario.

emma dijo...

La Quebrada de los Cuervos,además de ser un lugar inmenso (al menos para mí) es un lugar muy inspirador...y creo que esta historia lo confirma.

Mmm creo que voy a volver...

Vico dijo...

Emma, muy cierto que es inspirador. Disfrute usted que puede volver.
Gracias por leer mis viejos post.

Divadead dijo...

Gracias por el post, las fotos son hermosas.